Los plenos ¿para qué?

Getxoko Auzokideok

Es sabido que la política va por un lado – o no va- y los partidos políticos por otro. El segundo desvarío es entre los partidos políticos que presentan mociones vecinales en los plenos y, paradogicamente, los vecinos. Para empezar, el pleno ha sido cooptado por un nepotismo legal que hace “no vinculantes” las aprobaciones plenarias por mayoría y que el equipo de gobierno local aplica cómodamente con la docilidad de toda la oposición. Con estos mimbres, las mociones presentadas, y no digamos las aprobadas, tienen la validez del graznido de un gorrión. Pero el paroxismo llega cuando los partidos de oposición que presentan idénticas mociones todas ellas, salidas de declaraciones vecinales, no llegan siquiera a un mínimo de eficacia para aprobar al menos una de ellas. Es la imposibilidad siquiera de llegar al testimonio valdío, y que suscita esa sonrisa del alcalde tan propia de las fotografías de los…

Ver la entrada original 275 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s